Romay y varias presas de Córdoba meten canastas a la monotonía entre rejas