Rouco quiere dificultar que los estudiantes abandonen la asignatura de religión