Amor, recuerdo y odio conviven en los muros de Las Quemadillas