Pasa 2 años aferrado a su cama del hospital hasta que una orden judicial lo desaloja