La magnitud del sismo y la distancia al foco marcan los daños