Una enorme mancha solar del tamaño de Júpiter genera inquietantes llamaradas