Sáenz de Santamaría, una pregonera polémica