El sueño aumenta la producción de células de sustento del cerebro