Sufrir racismo u odio en el colegio puede marcar a un niño para toda la vida