El Supremo afirma que las obras en elementos comunes requieren la unanimidad de los vecinos