La T-4 de Madrid se convierte en una cola kilométrica de pasajeros desconcertados