Tensión entre la prensa y la seguridad de Fabra