El termómetro sube y da paso a temperaturas más propias del verano