Miles de rayos iluminan la noche gallega más eléctrica del año