“Yo no pongo a nadie para controlar el recinto”