El Tribunal Constitucional avala la mayor parte del Estatut, pero recorta sus aspectos más simbólicos