El parricida de Dos Hermanas actuó por "mandato divino"