La UE promete ocuparse de los gitanos tras un agrio enfrentamiento interno