Aarón, la lucha porque la vida conectado a una máquina no sea un lujo