Quieren acabar con las multas y la presión a los niños que no denuncien acoso en el colegio