El 'homo móvil' y sus eslabones perdidos