El frío polar que afecta a Europa no es incompatible con el calentamiento global