Un albañil valenciano, al frente del mayor laboratorio de drogas desmantelado de Europa