Un clima de extremos ha marcado el 2018