Sandra, asesinada por su expareja en Pontevedra, tenía miedo y puso una cámara en la casa pero no denunció