Cada microvoladura provoca un retroceso de dos horas en los avances