El dueño de la finca donde murió Julen insiste en su inocencia y asegura que analizará la autopsia definitiva