Las autoridades rusas admiten que la situación creada por los incendios es grave, pero controlable