Baltasar, que pesa 320 kilos, denuncia que ningún hospital público le puede atender