Con 320 kilos, Baltasar asegura que los hospitales públicos no están preparados para atenderle