“Un barco no es una oficina”: los pescadores no quieren fichar