Menos bares y más venta ilegal en Barcelona