El barrio de Gracia caza un cuarto