El barrio barcelonés de La Verneda planta cara a los okupas