Una bengala pasa a escasos centímetros de un hombre a la salida de una pizzería