Tres de los cinco niños muertos en el incendio de una guardería de Pensilvania eran hijos de un bombero