Equinos abandonados, víctimas de la crisis