Cafeína en polvo, ¿peligro mortal?