Los jugadores de la selección española, un ejemplo de deportividad y humildad