El camping evoluciona hasta convertirse en auténticos hoteles de lujo