Canarias encara su temporada alta con apenas un 10% de ocupación hotelera