La barandilla del Puente de las Artes en París no ha podido soportar tanto amor