Cada persona no vacunada puede estar involucrada en nueve de cada diez contagios