Casi muere el día después de su boda al confundir una enfermedad con los nervios