Un rayo envuelve en pavorosas llamas un cementerio de León