Un centenar de personas protestan por los problemas que sufre el litoral gallego