Un edificio sin habilitar, la solución del Gobierno ante el colapso de menores en las comisarías de Barcelona