Una chancla, el arma más temida por los leones