El científico ruso condenado como espía ya está en Viena para su canje