Citas mudas, última moda en Londres